Miércoles, 22 Marcha 2017
Ultimas noticias
Casa » China y Estados Unidos anuncian una nueva era en sus vínculos

China y Estados Unidos anuncian una nueva era en sus vínculos

19 Marcha 2017

La relación entre Pekín y Washington se ha tensado recientemente por el despliegue por parte de Estados Unidos de un escudo antimisiles en Corea del Sur, que China considera como una amenaza a su propia soberanía.

La Administración de Donald Trump está dispuesta a tomar una acción militar preventiva contra Pyongyang, prosigue el periodista.

Preguntado sobre la posibilidad de recurrir a la fuerza militar, Tillerson dijo en conferencia de prensa en Seúl que "todas las opciones están sobre la mesa".

El presidente manifestó su "agradecimiento" a Tillerson por expresar que las relaciones entre las dos grandes potencias sólo pueden ser amistosas.

En el intercambio que se difundió ninguno de los dos habló sobre la posible reunión entre Xi y Trump que se está preparando y que sería la primera entre ambos líderes.

"Nuestros dos países deberían tener una relación comercial positiva, que sea justa y ofrezca dividendos en ambos lados, y vamos a trabajar en esa dirección", dijo Tillerson, quien recordó que Estados Unidos y China son las dos mayores economías mundiales y deben promover la estabilidad y el crecimiento.

Y en China es donde el jefe de la diplomacia estadounidense se ha encontrado con una oposición más clara al tono belicoso que tanto él como el presidente Trump habían ido lanzando en los últimos días contra Pyongyang.

No obstante, Pekín insiste en la propuesta presentada por su canciller a principios de este mes, que se basa en la suspensión de las maniobras militares entre EE UU y Corea del Sur en la zona a cambio de que Pyongyang deje de realizar pruebas armamentísticas.

Así, el titular de Exteriores urgió a Washington a mantener "la cabeza fría" y a "seguir comprometidos con la vía diplomática", tal como defienden las resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

En los ejercicios marítimos participan 60 buques, incluido el portaaviones nuclear estadunidense USS Carl Vinson que Washington desplegó en Corea del Sur para demostrar su voluntad de disuadir a Corea del Norte, en medio de las tensiones derivadas de las crecientes provocaciones nucleares y de misiles del régimen comunista, destacó la agencia Yonhap.

El ministro chino señaló por su parte el objetivo de "abordar de forma apropiada nuestras fricciones comerciales para lograr un resultado favorable para ambas partes".

También se espera que el viaje de Tillerson refleje la falta de interés del gobierno de Trump por el estado de los derechos humanos en el extranjero, que antes era una pieza clave de la política estadounidense hacia China y un importante motivo de descontento para Beijing.

China y Estados Unidos anuncian una nueva era en sus vínculos