Lunes, 23 Octubre 2017
Ultimas noticias
Casa » Se mantiene la crisis en Brasil por el caso Dilma-Temer

Se mantiene la crisis en Brasil por el caso Dilma-Temer

20 Junio 2017

El presidente de Brasil, Michele Temer enfrentará desde hoy al Tribunal Superior Electoral, en un juicio que durará tres días, el cual podría hacerle perder su mandato si se comprueba que en la campaña que compartió en 2014 con la destituida Dilma Rousseff hubo dinero de la corrupción.

El Supremo Tribunal Federal (STF) abrió una pesquisa contra Temer por obstrucción de la justicia, asociación ilícita y corrupción pasiva.

En la primera audiencia del juicio que lleva adelante el Tribunal Superior Electoral para investigar la legitimidad de la victoria de Dilma Rousseff y Michel Temer en las elecciones de 2014, los abogados de la acusación señalaron que ambos incurrieron en "un innegable abuso de poder económico y político".

El documento, con 84 preguntas fue enviado a las 16H30 locales (19H00 GMT) a la defensa de Temer, confirmaron fuentes de la Policía a la AFP.

Sin embargo, el proceso podría ser suspendido nuevamente si uno de los magistrados considera que necesita estudiar mejor el caso, lo cual es la gran apuesta del Gobierno para ganar tiempo e intentar recomponer su base política, al tiempo que Temer se defiende en el Supremo de las sospechas de corrupción que pesan en su contra.

Los siete magistrados que componen el TSE deben pronunciarse sobre las denuncias que sostienen que la campaña fue financiada con recursos no declarados de empresas como la constructora Odebrecht, una de las protagonistas de la trama de desvíos orquestada alrededor de la petrolera estatal Petrobras.

Recordar que Temer asumió la presidencia el año pasado, tras la destitución de Rousseff por el Congreso, acusada de manipular las cuentas públicas.

Temer se encuentra en el ojo del huracán tras la divulgación, el 17 de mayo, de una grabación en la que parece aprobar el pago de sobornos para comprar el silencio de un ex diputado preso, durante una conversación en su residencia en Brasilia con Joesley Batista, uno de los dueños de JBS.

El PSDB, que presentó la acción contra la fórmula vencedora, es el principal aliado del gobernante Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB).

El Partido de los Trabajadores (PT) ratificó su respaldo al exmandatario brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, procesado en cinco causas penales, y exigió la renuncia del presidente Michel Temer, también salpicado por hechos de corrupción.

En ese caso asumiría la presidencia de forma temporal el presidente de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia, que tendría 30 días para convocar una elección indirecta; así pues, los parlamentarios deberían elegir a un sustituto que gobernara el país hasta las elecciones de octubre de 2018.

Se mantiene la crisis en Brasil por el caso Dilma-Temer