Sábado, 22 Setiembre 2018
Ultimas noticias
Casa » Joven que se arrancó los ojos dice que fue "sacrificio a Dios"

Joven que se arrancó los ojos dice que fue "sacrificio a Dios"

13 Marcha 2018

Así comienza el relato a Cosmopolitan de Kaylee Muthart, una joven de 20 años que se volvió drogadicta y en uno de sus delirios se arrancó ambos ojos usando sus propias manos.

Kaylee Muthart comenzó con el consumo de drogas el verano pasado en el hemisferio norte, luego de hacerse dependiente de la cocaína y la metanfetamina tras mezclarlas con marihuana, dejando sus estudios, su trabajo y su noviazgo. Cuando un pastor apareció ella simplemente dijo: Rece por mí, quiero ver la luz.

La joven de 20 años aseguró que lo hizo con el fin de acercarse más a Dios y afirmó que "la vida es más hermosa ahora".

Tras la llamada de los asistentes a la iglesia un grupo de policías llegó para tratar de auxiliar a la joven y lograron controlarla y llevarla luego al Hospital de Greenville, ya era demasiado tarde: había quedado completamente ciega.

Después de una estadía prolongada en el hospital y en un centro psiquiátrico, Muthart regresó a la casa de su madre el 1 de marzo y comenzó un nuevo capítulo de su vida.

Ahora, dice que está mucho mejor con su nuevo estilo de vida: "Es la misma vida, pero estoy aprendiendo todo de una nueva manera. Ese es un mundo terrible para vivir", declaró.

"La vida es más hermosa ahora, más hermosa que cuando era adicta a las drogas". Ya no podía ver, no sé si había sangre.

Unas semanas después, la joven encontró otro empleo y al poco tiempo, un compañero la convenció para que probara la metanfetamina. "Pensé que todos los que habían muerto estaban atrapados en sus tumbas, que Dios estaba solo en el cielo y que tenía que sacrificar algo importante para poder liberarlos, así que me arranqué los ojos".

[La metanfetamina] hizo que todo fuera más oscuro, tomó todo eso en lo que yo creía y lo distorsionó y me puso en el camino hacia arrancarme los ojos, agregó. Daba miedo, no entendía lo que Dios quería de mí, pero me hacía sentir que debía ser yo quien lo hiciera. "Y estaba contenta de hacerlo porque siempre tuve un gran corazón y nunca nadie me devolvió todo ese amor", explicó. "Pensé que me estaba sacrificando por el mundo", dijo.

"Prefiero estar ciega y ser yo misma que ser la Kaylee adicta, y realmente lo digo con todo mi corazón", concluyó.

Kaylee volverá al programa de rehabilitación para permanecer alejada de las drogas y espera llevar su historia a más personas para alertar a los jóvenes de los peligros de las sustancias adictivas.

Joven que se arrancó los ojos dice que fue