Jueves, 15 Noviembre 2018
Ultimas noticias
Casa » Quemar fotos del Rey es libertad de expresión — TEDH

Quemar fotos del Rey es libertad de expresión — TEDH

13 Marcha 2018

Stern y Roura quemaron, con el rostro cubierto, una fotografía real de gran tamaño colocada boca abajo, durante una manifestación convocada en Girona el 27 de septiembre de 2007 bajo el lema "300 años de Borbones".

Un año más tarde, la Audiencia Nacional los condenó a una multa de 2.700 euros para eludir la prisión por un delito de injurias a la Corona, con la advertencia de que si no la abonaban se ejecutaría la condena a 15 meses de prisión que había solicitado la fiscalía.

En pleno debate nacional sobre los límites de la libertad de expresión y las leyes que la definen y castigan sus supuestos excesos, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) le ha propinado este martes un fuerte tirón de orejas a España al contradecir a sus tribunales y sentenciar que quemar fotos del Rey no constituye un delito, sino una forma de libertad de expresión política.

Más contundente aún es su argumentación acerca de por qué en este caso se ha violado la libertad de expresión.

De ahí que el tribunal europeo concluyó que la sentencia de la Justicia española supone "una injerencia en la libertad de expresión que no fue proporcionada con el fin perseguido". El tribunal señaló que la justicia española violó el artículo 10 de la Convención Europea de los Derechos Humanos, que apunta que "toda persona tiene derecho a la libertad de expresión".

Los jueces de Estrasburgo aseguraron que las medidas tomadas por el Tribunal Constitucional español no respetan la libertad de expresión y por ende vulneró los Derechos Humanos de los ciudadanos catalanes a los que ahora tendrá que indemnizar con 14.400 euros a cada uno.

Ahora, el fallo unánime de la Corte europea les da la razón y condena a España a indemnizarlos con la misma cantidad de dinero que pagaron de multa, además de 9.000 euros por gastos y honorarios, según la sentencia.

Los jueces del tribunal europeo consideraron que los actos cometidos por los condenados habían sido parte de "una crítica política, más que personal, de la institución de la monarquía en general, y en particular del Reino de España como nación". De hecho, los magistrados de Estrasburgo creen que vincular la quema de fotos de los monarcas con el discurso de odio y la violencia, tal y como hizo el TC, "sería perjudicial para el pluralismo, la tolerancia y el espíritu de sin el cual no hay una sociedad democrática". Su comportamiento, añaden, fue "provocativo y tenía como objetivo atraer la atención de los medios de comunicación", pero siempre dentro del marco de la libertad de expresión.

Quemar fotos del Rey es libertad de expresión — TEDH