Domingo, 18 Noviembre 2018
Ultimas noticias
Casa » El gobierno vuelve a cargar contra el diésel sin ton ni son

El gobierno vuelve a cargar contra el diésel sin ton ni son

13 Julio 2018

A este respecto, ha admitido las posiciones diferentes de los grupos parlamentarios respecto a la postura sobre la referencia a tener en cuenta para establecer el cierre o continuidad del parque nuclear, ya que algunos entienden que la referencia a la vida útil o de diseño de las centrales es la fecha que active el cierre de las centrales y otros consideran que se debe aplazar el funcionamiento "más allá del plazo tecnológicamente previsto". Si bien, la ministra ha añadido que es preciso abordar las "obligaciones" relacionadas con ese final y que se deberán acometer igualmente, ya sea el cierre adelantado o postergado, tales como las de coste financiero, las necesidades técnicas y de ingeniería, la gestión de los residuos peligrosos.

Durante su intervención, Ribera ha denunciado que a su llegada al Ministerio "no se encontró" con un plan nacional de seguridad de residuos por lo que se está incumpliendo una obligación europea de seguridad en el tratamiento de los residuos nucleares, y ha subrayado que, en la actualidad, no se sabe cuántos hay y dónde y cómo se gestionan.

En definitiva, cree que es un "tema crítico fundamental" y de impactos relacionado con la asunción colectiva del riesgo, que necesita un análisis "más profundo" así como entender los escenarios económicos y financieros. "Pero al mismo tiempo no podemos dejar nadie atrás", decía la ministra, antes de centrar su atención en los impactos negativos del cambio climático sobre el empleo y especialmente en sectores como la agricultura, pesca, sector forestal y el turismo.

La ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha manifestado este miércoles en el Congreso que "el diésel tiene los días contados" y que su impacto en la calidad del aire es lo suficientemente importante como para ir pensando en un proceso de salida, una afirmación que no se puede lanzar a la ligera metiendo en el mismo saco a los coches previos a la normativa de emisión Euro6 y a los posteriores, pues estos últimos son tan limpios como cualquier gasolina, incluso más si hablamos de emisiones de CO2.

Sin embargo, sobre una posible subida de impuestos que pudiera afectar a este carburante, todavía no se ha posicionado.

Según la ministra, el proceso de descarbonización de los vehículos se tiene que acompañar "con facilidades que permitan ir cambiando el patrón", al considerar que no se puede culpabilizar al ciudadano de la compra de un coche diesel sino que forma parte de la labor del Gobierno darle al consumidor una opción de compra "intuitiva", a través de medidas fiscales y de mercado, informa El Periódico.

En este sentido, ha dicho que el Gobierno de la Nación tiene que plantearse qué señales fiscales, qué señales regulatorias y cómo acompaña a las grandes ciudades en ese proceso de cambio.

El gobierno vuelve a cargar contra el diésel sin ton ni son