Martes, 26 Marcha 2019
Ultimas noticias
Casa » Renuncia magistrado de Corte Suprema de Nicaragua

Renuncia magistrado de Corte Suprema de Nicaragua

12 Enero 2019

Rafael Solis fue padrino de boda de Daniel Ortega y Patricia Murillo. Con esas palabras el magistrado de la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Nicaragua, Rafael Solís, anunció que dejaba su cargo, a través de una carta enviada al presidente Daniel Ortega, en lo que se traduce como un duro golpe contra el régimen, al perder a su principal operador político en el sistema judicial: nada menos que el hombre que acomodó la Constitución para que el mandatario pudiera atrincherarse en el poder.

Solís, fue presidente del Consejo de Estado (actual Asamblea Nacional) en la década de los años 80, y en septiembre de 2005, firmó como testigo, en el acta del matrimonio civil de Daniel Ortega con Rosario Murillo, actual vicepresidenta del país.

A juicio de Solís, Nicaragua se ha transformado en "una dictadura con carácteres de monarquía absoluta de dos reyes que ha hecho desaparecer todos los poderes del Estado".

Reclama a la pareja Ortega-Murillo no haber buscado mediadores internacionales, "sino que decidieron acabar con las protestas populares, los jóvenes y los tranques a sangre y fuego en un uso desproporcionado de la fuerza y armando de una manera irresponsable con armas de guerra a gran cantidad de jóvenes y algunos sandinistas ya retirados que también participaron con la Policía en esa represión".

"Desde el pasado 17 de abril de 2018 que me fui a México a operar de mi columna y me tocó enterarme desde aquel país de todos los sucesos ocurridos en nuestra patria a partir del 18 de abril en adelante, hasta mi regreso el 12 de mayo; desde la instalación del Diálogo Nacional el 16 de mayo y los siguientes meses en que me tocó por razones de salud ir y regresar de dicho país hasta el día de hoy que les escribo esta carta, he venido contemplando la posibilidad de mi renuncia".

Reprochó, además, que en medio de la crisis estén enjuiciado a una gran cantidad de detenidos "con una serie de acusaciones absurdas sobre delitos que nunca cometieron, sustituyendo ustedes en sus decisiones a todo un Poder Judicial en su conjunto".

En el documento, Solís también cuestionó a los gobernantes por estar "en guerra" ahora contra los medios de comunicación, "después que ilegalmente ustedes suprimieron el derecho a la gente de protestar en las calles".

El ex magistrado también advirtió sobre la posibilidad de que el conflicto arrastre al país a una guerra civil.

"Hay periodistas muertos, presos y sobre todo una gran cantidad de periodistas en el exilio, y los poco que quedan en Nicaragua poco a poco van a ser reprimidos y tendrán que irse al exilio o terminarán en la cárcel", advirtió.

"Yo no deseo una guerra civil para Nicaragua pero me queda claro que ustedes van por ese camino y ante un Ejército que por alguna razón no ha desarmado a los grupos armados, también es lógico esperar que los grupos de oposición van a buscar como armarse y el país va a retroceder cuarenta años, y volver, si es que no estamos ya, a esos ciclos de violencia tan característicos a lo largo de nuestra historia", manifestó Solís.

Asegura que la OEA va a terminar expulsando a Nicaragua; y que todo mundo está claro que es muy difícil llegar a las elecciones del 2021.

Para finalizar, implora un milagro, el Diálogo Nacional y la verdadera reconciliación del país.

Nicaragua sufre una grave crisis que ha dejado 325 muertos desde abril, de acuerdo con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), aunque algunos grupos elevan a 561 las víctimas mortales, mientras que el Ejecutivo solo reconoce 199 y denuncia un intento de golpe de Estado.

Renuncia magistrado de Corte Suprema de Nicaragua