Viernes, 19 Abril 2019
Ultimas noticias
Casa » Encallan las negociaciones entre el Gobierno y los independentistas

Encallan las negociaciones entre el Gobierno y los independentistas

11 Febrero 2019

Llegados a este punto, la vicepresidenta ha advertido de que el propio presidente, Pedro Sánchez, reconoció que sin Presupuestos "la legislatura acorta" y ha retado a los partidos que se disponen a tumbar la semana próxima las cuentas de 2019 -ERC y PDeCat han registrado enmiendas a la totalidad- a que expliquen a los ciudadanos las razones que les llevan a ni siquiera permitir que el proyecto de ley se tramite. Si ambas partes buscaban doblar el pulso en el momento de mayor tensión desde que Pedro Sánchez llegara a la Moncloa, lo consiguieron.

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, ha señalado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que los grupos independentistas "no aceptan el marco que hemos propuesto" para Cataluña y que el Ejecutivo "no aceptará nunca un referéndum de autodeterminación".

"Esta es la propuesta del Gobierno de España para Cataluña: convivencia, diálogo y ley".

El documento del Gobierno proponía para este marco de diálogo a los secretarios de Estado de Relaciones con las Cortes y al de Política Territorial, así como por parte del Govern de la Generalitat un representante de la Presidencia y el secretario general de la Vicepresidencia de Economía y Hacienda. El Ejecutivo rechazó explícitamente la exigencia de las fuerzas secesionistas de que en los encuentros se aborde la convocatoria de un referéndum de autodeterminación para la comunidad y les advirtió de que no se moverá de su última propuesta, que sí incluye la figura de un relator que modere las negociaciones.

Agencias | La decisión, que la vicepresidenta enmarca en el rechazo de los separatistas a las condiciones trazadas por el Gobierno, llega tras días de críticas de la mayoría de partidos de la oposición, así como de miembros destacados del PSOE. El Gobierno traza sus propias posibilidades, si de ahí no salimos, no podemos avanzar”, zanjó.

Aragonés ha ahondado en la idea al señalar que Sánchez "no ha sido suficientemente valiente para resistir las presiones del nacionalismo español de derecha y de extrema derecha", tras convocarse la manifestación de Madrid de este domingo. Criticaron los tiempos y también la falta de concreción de la propuesta: alegan que debería detallar fechas, nombre del relator e incluir alguna mención al referéndum.

Aragonès ha asegurado que el Govern "seguirá sentado" a la mesa de negociación esperando que el PSOE vuelva a buscar una "solución dialogada, negociada y democrática" para Cataluña, si bien ha dejado claro que no aceptará que se le pida "renunciar" a sus "convicciones y proyecto político como condición" para empezar a hablar. Es una redacción lo suficientemente ambigua para reproducir lo sucedido en otras ocasiones: la Generalitat expone su reclamación y el Gobierno escucha pero no avanza en ese asunto. Las voces pactistas del soberanismo admiten que las posiciones más intransigentes en uno y otro espacio están logrando su objetivo.

"Se confirma la ineptitud del Gobierno", han asegurado las fuentes, que afirman que "romper" el diálogo "no es creíble en boca de este Gobierno" porque "ha mentido demasiadas veces" y "aceptaron las 21 infamias de Torra".

El rechazo de los independentistas, definitivo o no, es un portazo especialmente doloroso para el Gobierno, puesto que la propuesta planteada recoge dos de las peticiones de la Generalitat que le cuestan un gran precio tanto en términos políticos como de opinión pública: incluir a formaciones estatales en la mesa de partidos y la figura del relator, bajo el epígrafe de "persona encargada de facilitar los trabajos”".

Está por ver si la negociación queda definitivamente rota, pero, por el momento el gesto del Ejecutivo ha calmado los ánimos de los barones socialistas, que respiran algo más aliviados.

Encallan las negociaciones entre el Gobierno y los independentistas