Martes, 18 Junio 2019
Ultimas noticias
Casa » Brasileños protestan para exigir libertad de Lula y renuncia de Moro

Brasileños protestan para exigir libertad de Lula y renuncia de Moro

12 Junio 2019

La Corte Suprema de Brasil cerró su audiencia del martes sin abordar el pedido de liberación del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, que genera un interés redoblado desde la divulgación de documentos que cuestionaron la imparcialidad del juez que lo condenó en primera instancia, Sergio Moro, actual ministro de Justicia. Recientes filtraciones señalan al juez de confabular con los fiscales para condenar al expresidente.

En esos mensajes, aportados a 'Intercept' por una fuente anónima, Moro habría dictado la pauta a seguir en las investigaciones desarrolladas por la operación Lava Jato y, de este modo, habría facilitado las condenas, especialmente la de Lula da Silva.

Por su parte, dos de los hijos del presidente Jair Bolsonaro salieron este lunes a desacreditar al fundador de The Intercept, el periodista y abogado estadounidense especializado en derechos civiles Glenn Greenwald, que vive en Río de Janeiro y en el 2014 fue galardonado con el premio Pulitzer por publicar un año antes las informaciones sobre el control informático mundial ejercido por la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) de EE.UU., filtradas por el analista Edward Snowden, actualmente refugiado en Rusia. Moro hacía una lista del orden de los elementos de la investigación, de las personas a interrogar y de áreas a explorar.

Moro consideró por su lado que en los mensajes que lo citan "no se vislumbra ninguna anormalidad de direccionamiento de actos en tanto que magistrado, a pesar de ser sido sacadas de contexto y de su sensacionalismo".

¿Qué dicen las conversaciones filtradas exactamente?

Lula, de 73 años, cumple desde abril de 2018 una pena de 8 años y 10 meses de cárcel como presunto beneficiario de un apartamento concedido por una constructora para obtener contratos en Petrobras, una versión que ha quedado en entredicho recientemente, y que su defensa y numerosos abogados brasileños han denunciado esconde móviles políticos.

Tal publicación puso al desnudo como Moro, ministro de Justicia en el Gobierno de Jair Bolsonaro, orientó, alertó y estimuló al procurador Deltan Dallagnol, al frente de Lava Jato, durante los procesos contra el exsindicalista.

Además, el reportaje revela que los fiscales discutieron cómo impedir una entrevista que Lula había accedido a conceder al diario Folha de Sao Paulo desde prisión, debido a que podía beneficiar al Partido de los Trabajadores (PT) y su delfín, el candidato Fernando Haddad, en las pasadas elecciones.

La operación Lava Jato en el Ministerio Público Federal reconoció en un comunicado que "sus miembros fueron víctimas de una acción criminal de un hacker".

Sin embargo rechazó que esto cuestione su verticalidad en las pesquisas y procesos judiciales.

El respaldo dado por el mandatario a uno de sus ministros más populares se extendió entre gobernadores aliados del Palacio del Planalto, la futurista sede del Poder Ejecutivo de Brasil, y al Congreso, donde legisladores oficialistas hicieron pedidos de investigación por las supuestas invasiones a teléfonos denunciadas por Moro y Dallagnol.

Brasileños protestan para exigir libertad de Lula y renuncia de Moro